Los 60 microchips españoles que viajarán a Marte

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Un simple molino nos puede servir para medir la velocidad del viento en el jardín de nuestra casa. Pero fuera de la Tierra todo es mucho más complicado. Por ejemplo, en Marte no podemos usar un molino porque allí la atmósfera es 170 veces más tenue que la terrestre y el viento apenas movería sus aspas. Además necesitamos que nuestro sensor sea muy preciso y fiable y que soporte las difíciles condiciones del viaje espacial.

Hace unos días, ingenieros del grupo de investigación de Micro y Nanotecnologías (MNT) de la Universidad Politécnica de Cataluña presentaron los 60 microchips, de fabricación española, que irán montados en un complejo sensor de viento que irá a Marte instalado en MEDA (Analizador de la Dinámica Ambiental de Marte). MEDA es una sofisticada estación meteorológica diseñada y fabricada también en España, por el Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), y que viajará a bordo del rover Mars2020 de la NASA, que aterrizará en Marte en 2021.

Gracias a un acuerdo político y al posterior apoyo financiero continuado, tanto el CAB como el MNT, así como otras empresas e instituciones españolas (como las universidades de Sevilla y del País Vasco, Airbus Tres Cantos o Crisa) han trabajado en instrumentos para misiones interplanetarias de la NASA desde hace incluso 15 años, capaces de pasar unas pruebas de cualificación extremadamente duras. El CAB ha diseñado también las estaciones meteorológicas REMS y TWINS, que ya están en Marte en los robots Insight y Curiosity.

MEDA ha sido fruto de cinco años de trabajo, que culminaron el pasado mes cuando el CAB entregó los instrumentos de vuelo al Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA.

Vencedor frente a otros 67 instrumentos

Según explicó el investigador principal de MEDA, José Antonio Manfredi, todo esto ha sido posible gracias al apoyo político y a la acumulación de experiencia y valor añadido. Así ha sido como el instrumento español fue escogido para volar a Marte en el rover Mars2020 frente a otros 67 instrumentos de todo el mundo.

El grupo del MNT ha desarrollado unos chips de silicio para el sensor de viento de MEDA, un sistema formado por dos cilindros que miden la velocidad del aire a través de la transferencia de calor entre el aparato y el entorno. No se trata de chips muy complejos, pero sí que tienen un tamaño mínimo, de apenas 1,5x1,5x0,5 milímetros. En su interior hay resistencias de platino para captar la diferencia de temperaturas y circuitos para transmitir señales eléctricas.

MEDA también mide la humedad, la presión atmosférica, la radiación y las propiedades del polvo marciano. Manfredi expuso que esto último será crucial para las futuras misiones tripuladas: “La eficiencia de los filtros que producirán oxígeno para los astronautas dependerán del trabajo que hagamos”. Aparte, el rover Mars2020 analizará la habitabilidad y la geología y tomará muestras que más adelante serán enviadas a la Tierra.

(Fuente: ABC)