La empresa Aerocamaras crea un método de reforestación con drones

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Galicia continúa siendo una de las principales comunidades autónomas que más afectadas se ven por los incendios forestales, por ello, y ante la comprobación de esta problemática durante años, la empresa Aerocamaras ha creado un método de reforestación con drones. Estos pequeños vehículos aéreos no tripulados pueden identificar cuáles son las mejores zonas para plantar las semillas. La entidad afirma que en múltiples ocasiones las zonas no se reforestaban debido a diversas causas. Ante esto, y gracias a que ellos manejan unas amplias plataformas aéreas y tienen un gran desarrollo en I+D, se lanzaron a crear unos drones que pudieran ser de utilidad en la plantación de semillas en los bosques carbonizados. Gracias a esta iniciativa se ha podido comprobar cómo se pueden reducir tanto los costes, como los riesgos y el tiempo.

A pesar de que la tecnología de drones ya está creada, conseguir que estos aparatos viertan la semilla en el lugar correcto ha supuesto mucho trabajo y dedicación, ya que para lograrlo fue necesario realizar multitud de pruebas y cambios hasta lograr la perfección. Durante el desarrollo de este proyecto se han llevado a cabo estudios, en consonancia con medios forestales, para analizar el daño provocado en las zonas quemadas. Tras esta actividad se procedió a realizar un plan de trabajo junto con un recorrido aéreo sobre los diferentes terrenos. Con esto, se pretendía obtener datos de cálculo que permitieran que al disparar las semillas quedara la distancia suficiente entre los árboles.

El director de I+D y CTO de la entidad, Borja Blanco Burés, explica que una vez que se había alcanzado el prototipo se pudo comprobar que tal y como se preveía, los tiempos de plantación se habían reducido y además muchas de las semillas implantadas mediante este método presentaban una mayor tasa de supervivencia que las colocadas manualmente, puesto que estas llevan incorporado un sustrato propio. Otro aspecto positivo de esta nueva tecnología es que los drones están programados para poder realizar tratamientos aéreos que permitan crecer los árboles plantados. Blanco destaca que con esta metodología se pueden llegar a sembrar hasta 10.000 árboles al día, algo que si se equipara con la labor humana no tiene comparación.

Fuente: Faro de Vigo