La nueva movilidad: Adiós al coche particular

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La falta de sostenibilidad del modelo de movilidad urbana actual ha llevado a las ciudades a llevar a cabo un cambio progresivo en el que los coches eléctricos y los medios de transporte compartidos adquieren todo el protagonismo.

A finales del año pasado, Seat presentaba en el Smart City Expo World Congress de Barcelona su e-Scooter Concept, un prototipo de moto eléctrica. Junto con la nueva generación de su patinete eléctrico, Seat demostraba en el congreso sobre ciudades inteligentes su fuerte apuesta por una nueva forma de movilidad. Y no es la única. Daimler, fabricante de Mercedes y Smart, y BMW trabajan mano a mano para convertir sus servicios de movilidad en un gigante capaz de competir con Uber o Cabify, en el caso de FreeNow, o de ser líderes del carsharing con sus coches compartidos Car2Go y DriveNow. Asimismo, Ford o Audi, entre otras, ya venden sus propios patinetes eléctricos, y Peugeot ha vuelto a fabricar bicicletas, tal y como lo hacía en el siglo XIX, pero esta vez, eléctricas.

Las restricciones de tráfico en las grandes ciudades y la aparición de nuevas alternativas de movilidad han conducido al sector del transporte a una nueva era en la que, según los gurús, el uso de coches particulares tiene los días contados.

"La concentración de población en ciudades sigue aumentando y se estima que el 60% de nuestra población vivirá en ciudades para 2030. El modelo de movilidad urbana actual no es sostenible ni desde el punto de vista medioambiental ni desde el punto de vista de la calidad de vida y bienestar que demanda la sociedad urbana actual. Así pues nos enfrentamos tanto a retos medioambientales y de salud, como a retos de bienestar y experiencia ciudadana, pasando por otros relacionados como los retos de eficiencia energética, regulatorios, de inclusión social e incluso éticos en el uso de las nuevas tecnologías. Los modelos de movilidad en las ciudades serán en definitiva una pieza clave en el gran reto que todas tienen por delante, que es el de su crecimiento sostenible," explica Paz López, directora de Madrid in Motion.

Barcelona, un referente

Según el informe Deloitte City Mobility Index, Barcelona es la sexta ciudad con mejor movilidad del mundo por su sistema tarifario integrado, una excelente cobertura geográfica de la red de transporte público y las políticas de creación de mayor espacio para los peatones a través de iniciativas como las súpermanzanas, restringiendo el uso del coche en ciertas zonas.

Por su parte, según el ránking elaborado por Greenpeace, Bilbao supera a Barcelona como la ciudad española con mejor movilidad sostenible "gracias a un modelo que coloca la movilidad peatonal en el centro de la vida urbana".

"Estamos ante una nueva industria en creación y en consecuencia inmadura, pero como estamos ya acostumbrados a ver la tecnología y los cambios en los modelos de uso de las personas evolucionarán más rápido que la regulación y las infraestructuras. En ese sentido vemos iniciativas interesantes en muchas ciudades como Barcelona y Santander y un ecosistema de innovación en movilidad en Madrid que va camino de convertirse en referente internacional", añade Paz López.

Compartir, la alternativa a la propiedad privada

Carsharing, motosharing, bikesharing... Compartir el transporte es una fórmula que funciona desde hace unos años en las grandes ciudades, que permite utilizar coches, bicicletas, patinetes o motos eléctricas mediante alquileres cortos en los que se paga por kilómetro recorrido. Si bien a finales de 2011 había casi 700.000 usuarios de coches compartidos en Europa, para 2020 se calcula que habrá alrededor de 15 millones. Diversos estudios afirman que un solo coche compartido puede sustituir de 8 a 20 vehículos privados. Otra alternativa a la propiedad privada es el uso de los VTC y taxis. El número de licencias de vehículos de alquiler con conductor (VTC)superó las 16.000 a comienzos del mes de octubre, lo que arroja un crecimiento del 32% con respecto al mismo periodo del año anterior. Madrid está a la cabeza con más de 8.200.

Es el momento del coche eléctrico

Alemania destronó hace unas semanas a Holanda como país que más coches eléctricos vende. Según Bloomberg, en lo que llevamos de año se han vendido en el país germano 57.533 vehículos eléctricos, mientras que Noruega ha vendido 56.893. En España, las matriculaciones de vehículos eléctricos alcanzaron un volumen de 941 unidades en septiembre de este año, lo que supone un incremento del 45,6% en comparación con el mismo mes de 2018, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), pero solo suponen el 0,97% del mercado conjunto. Para 2020, el porfolio de vehículos eléctricos de los fabricantes seguirá aumentado, incluso se espera que lleguen automóviles a precios más ajustados, como el Volkswagen ID.3, cuya versión más básica tendrá un precio inferior a los 30.000 euros.

MaaS, la movilidad como servicio

Los expertos consideran la movilidad como servicio (MaaS, por sus siglas en inglés) el futuro del transporte. En realidad, este término hace referencia a la intermodalidad, es decir, la posibilidad de emplear distintos y sucesivos medios de transporte que sean de fácil acceso para el usuario y que le permitan emprender un viaje con la menor de las incomodidades posibles. Realizar la primera parte del trayecto en patinete para luego coger un coche compartido o subirse al metro, todo gestionado mediante una sola plataforma web o aplicación. En España, además de aplicaciones que buscan integrar varias formas de transporte, Cabify permite desde hace unos meses reservar taxis o patinetes eléctricos en su 'app' y Uber alquila también sus patinetes. En otras ciudades, Uber también permite pagar el transporte público y sus bicicletas desde la misma plataforma.

(Fuente: Expansión)