De pagar con el rostro a pagar con la voz. Así es la revolución del Payment Innovation Hub

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Si 2019 fue el año del pago por reconocimiento facial, 2020 será el año del pago por voz en el Payment Innovation Hub, una alianza entre CaixaBank, Global Payments Inc., Samsung, Visa y Arval que cumple dos años de vida. A lo largo de este tiempo, el hub especializado en medios de pago y soluciones para comercio, ubicado en el Pier01 de Barcelona Tech City, ha desarrollado 52 propuestas que se han materializado en 16 proyectos. 

Face to Pay, un sistema de pago por reconocimiento facial, fue uno de los grandes hitos del hub el año pasado. Se trata de una herramienta “muy potente”, que tiene posibilidades de “eliminar las fricciones” en los pagos, ha apuntado este martes Silvana Churruca, CEO de Payment Innovation Hub, durante la celebración del segundo aniversario del centro. 

Durante nueve meses se desarrollaron pruebas piloto en el restaurante Rodilla de Barcelona Tech City, en Viena, en Diagonal 405, así como en Nestlé Market, en Esplugues de Llobregat, ambos en la ciudad catalana. Estos tres proyectos fueron probados por 500 usuarios con una “alta predisposición” a utilizar estos medios de pago, según Churruca. “Hay un perfil nativo digital más predispuesto pero también existen otros perfiles que mostraron mucho interés”, ha subrayado. 

La simpleza, la comodidad y la posibilidad de ahorrar tiempo son las razones que explican esta predisposición, tanto por parte de los clientes, como de los comercios. De hecho, según un estudio realizado a nivel estatal con más de 1.400 participantes, seis de cada diez usuarios son favorables a utilizar sus datos biométricos como método de pago. El 50 % de los que probaron esta tecnología lo adoptaron como su método frecuente de pago. 

Aunque el avance de esta tecnología en Europa es mucho más discreto y lento debido a una regulación mucho más conservadora, que la de países como China. “Una gran parte del sector está esperando a ver qué dice el regulador y si facilita o no este tipo de tecnologías con otros fines diferentes a los que estábamos habituados”, ha asegurado la CEO de Payment Innovation Hub. 

Pago por voz

Como ha adelantado Churruca, 2020 será el año de los sistemas de pago por voz. “Continuaremos lanzando pilotos”, ha asegurado. Para Manuel Orejas, director de marketing y business development de la compañía de renting Arval, gracias a esta tecnología será posible utilizar el propio coche “como una herramienta de pago”. 

El uso de determinada biometría depende del entorno. “Exploramos diferentes biometrías, vimos que la cara era lo que mejor funcionaba en entornos abiertos, la voz no era la mejor opción”, explica Churruca. Aunque también depende de las necesidades de cada usuario. “El pago por voz es una tecnología que puede aportar resultados muy buenos para determinados casos de uso y para determinados tipos de perfiles”, ha especificado. 

En el caso de los conductores, este método puede ayudar a que no se distraigan. También es útil en el caso de perfiles no tan digitales, que se sienten más cómodos hablando con una máquina que interactuando con una serie de pantallas. O para personas con determinadas discapacidades. Sin embargo, en determinados entornos públicos, la voz no resulta el medio ideal porque no genera la misma confianza que la privacidad de una pantalla. 

Fuente: Innovaspain