Paneles solares transparentes: la última revolución de la Universidad de Michigan

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Investigadores de la Universidad de Michigan han conseguido desarrollar unos paneles solares transparentes que pueden generar electricidad. Un importante avance en el desarrollo de sistemas de captación de energía limpia que puede tener un importante desarrollo en la industria del automóvil y, sobre todo, en el sector de la construcción sostenible.

Es la primera vez que se consigue desarrollar una celda transparente en su totalidad con una eficacia de conversión del 5% (un poco menos de lo que el mejor concentrador solar luminiscente (LSC) logra con un 6% de eficacia). El panel está compuesto por moléculas orgánicas capaces de absorber los espectros de luz ultravioleta e infrarroja. Estos espectros de luz son convertidos en electricidad por medio de tiras finas de celdas fotovoltaicas.

"Las células solares altamente transparentes representan la tendencia de futuro en la que debemos incidir en las nuevas aplicaciones solares", dijo Richard Lunt, profesor adjunto de Ingeniería Química y Ciencia de Materiales en la Universidad de Michigan. "Analizamos su potencial y mostramos que al capturar solo luz invisible, estos dispositivos pueden proporcionar un potencial de generación de electricidad similar al de la energía solar que se consigue con las placas solares ubicadas en las azoteas, al tiempo que ofrecen nuevas posibilidades para mejorar la eficiencia energética de los edificios, automóviles o dispositivos electrónicos móviles".

Por el momento el proyecto se encuentra en fase de desarrollo, pero sus creadores están convencidos de que este es el primer paso para conseguir integrar definitivamente la energía solar. Los paneles podrán situarse junto a los cristales de las ventanas de grandes edificios convirtiéndose así en los propios generadores de la energía que necesita en su interior.

Pero las aplicaciones pueden ser múltiples: desde las ventanillas de los automóviles para generar la energía necesaria para la calefacción hasta las pantallas de los dispositivos que requieran energía como pueden ser los smartphones o las tablets.

(Fuente: La Razón)