A un paso de predecir un cáncer veinte años antes de su diagnóstico

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

Una de cada tres personas sufrirá cáncer a lo largo de su vida. El hallazgo del grupo Genomas y Enfermedades del CiMUS, dirigido por el doctor José Manuel Castro Tubío, ha supuesto un gran paso no solo para llegar a tratamientos más eficaces y personalizados contra las dolencias oncológicas, sino también para llegar a prevenirlas, ya que abren vías para llegar a predecirlas hasta veinte años de ser diagnosticadas. 

Este revolucionario descubrimiento dentro del mayor estudio genómico del cáncer, en el que Tubío y su equipo llevan trabajando desde hace siete años, ha hecho que hasta el ministro de Ciencia, Pedro Duque, compartiese un tuit del científico del CiMUS para felicitarle: "Decisiva contribución de la investigación española al conocimiento de los procesos del cáncer. Es un ejemplo claro del éxito de la colaboración científica internacional entre centros de investigación, universidades y hospitales". 

En plena resaca de comparecencias con los medios de comunicación, el doctor Tubío, emocionado y cansado, explicó a este diario que el mensaje de Duque "es todo un estímulo para seguir trabajando". 

Precisamente, este científico junto a Bernardo Rodríguez, investigador predoctoral en Genomes & Disease, fueron los protagonistas de la presentación de los resultados del hallazgo a la comunidad científica en un acto presidido por la conselleira de Educación, Carmen Pomar, junto al vicerrector de Investigación e Innovación de la USC, Vicente Pérez Muñuzuri; Pilar López-Rioboo Ansorena, subdelegada del Gobierno en A Coruña; Manuel Aguilar, presidente de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en A Coruña, y Carlos Diéguez, director del Centro Singular de Investigación en Medicina Molecular e Enfermidades Crónicas (CiMUS) de la USC. 

Sobre el trabajo, el mayor realizado hasta la fecha en el campo de la genómica del cáncer, el doctor Tubío explicó que se centró en estudiar el llamado ADN basura, donde descubrió "varios tesoros". "Son regiones de ADN hasta ahora ignoradas que explican el origen y la progresión de ciertos tumores y abren nuevas vías para el tratamiento de la enfermedad y la prevención precoz al poder diagnosticarse años antes de aparecer". 

Fuente: El Correo Gallego