La vacuna gallega, que suma nuevos apoyos privados, a punto de iniciar ensayos en animales

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

La vacuna gallega contra el coronavirus liderada desde el Ciqus de la Universidade de Santiago por el equipo de José Martínez Costas sigue ganando apoyos, tanto públicos como privados. Si el proyecto se puso en marcha en un principio con una ayuda inicial de 150.000 euros concedida por el Instituto de Salud Carlos III, del Ministerio de Ciencia y luego recibió el respaldo económico del Banco de Santander, con 200.000 euros, ahora acaba de obtener una aportación de 20.000 euros por parte de la empresa gallega Urovesa, dedicada a la construcción de vehículos especiales de gran tonelaje. Esta última colaboración se gestó a través de la campaña de micromecenazgo de la USC Sumo Valor, a la que también se han sumado con sus donativos ciudadanos particulares.

La propuesta gallega es absolutamente innovadora, ya que parte de una tecnología única en el mundo creada por el propio equipo que permite programar células de cualquier origen para que ellas mismas fabriquen micro o nanoesferas en las que se introduce la proteína inactivada del virus, capaz de generar una respuesta inmune en el organismo.

Esta alternativa les ha valido también para recibir el respaldo de la Unión Europea, a través del European Vaccine Initiative, que se encargará de financiar los ensayos preclínicos en animales de laboratorio. Este último respaldo es quizás el más importante, dado el alto coste de estas pruebas, que se realizarán en un laboratorio de Alemania. El objetivo, según explica Martínez Costas, es que en este centro se valide primero la vacuna en ratones humanizados, que fueron adaptados genéticamente para incorporar el receptor humano AGE2, la vía de entrada del virus en la célula.

Posteriormente se harían los ensayos en macacos. En Alemania también se realizarán pruebas en ratones normales para comprobar si generan anticuerpos neutralizantes. Pero antes, y ya de inmediato, se efectuará este mismo test en el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) de Valdeolmos (Madrid), ya que un equipo de esta institución colabora con el grupo gallego en el desarrollo de la terapia preventiva.

Fabricación

Los investigadores gallegos también han realizado experimentos en suero de pacientes curados de coronavirus, facilitados por el hospital de Lugo, y las pruebas han sido positivas. Si toda la maquinaria avanza según lo previsto, el siguiente paso será un acuerdo con una empresa para que se encargue de producir las dosis de la vacuna que se utilizarían en los ensayos clínicos en humanos.

Sería una fabricación en condiciones GMP, lo que significa que se cumple con todos los requisitos de seguridad exigidos por la Unión Europea. Martínez Costas confía en que este proceso pueda ser asumido por alguna de las empresas del grupo gallego Zendal, que ya había respaldado en su momento la solicitud del proyecto al Instituto de Salud Carlos III.

Fuente: La Voz de Galicia